Subscribe By RSS or Email

Turismo: 7 playas vírgenes para este verano

julio 21, 2012       Autor:

Hemos arrasado prácticamente todo nuestro litoral con el ladrillo, ese motor económico del que ahora nos reímos y con el que antes especulábamos. Sin embargo, algunas playas resistieron. La ley de Costas, los parques naturales o los riscos que las rodean las salvaron.

Éstas son algunas de las más bellas para disfrutar este verán:

La playa de Melide, en el parque natural de la Isla de Ons, Pontevedra, se nos aparece entre el escarpado paisaje de la costa y el verde monte gallego. Esta rodeada de ariscos acantilados perfectos para fotografiar el paisaje desde lo alto o para pasar una tarde contemplando el mar y disfrutando de la naturaleza del parque.

El Cabo de Gata, en Almería, nos proporciona un abundante número de playas y calas completamente vírgenes y poco concurridas en periodos menos estivales. Una de ellas, la más famosa, es la de Los Muertos, de difícil acceso a pie pero sin duda las más bellas de todas. El paisaje de origen volcánico, las innumerables aves del parque y la tranquilidad que se respira nos envolverán por completo. Sus claras aguas y su reserva marina son también perfectas para el Snorkel.

La playa de San Julián es otra maravilla ubicada en el pequeño pueblo cántabro de Liendo. Rodeada por el monte como si formara un anfiteatro, nos puede resultar conocida por haberse rodado más de una película española.

En uno de los pueblos más bellos y típicos sin duda alguna de la costa gaditana, Conil, nos  encontramos con Las Calas de Roche. Los pequeños acantilados  de color amarillo que las rodean, sus rocas desperdigadas y las limpias aguas atlánticas las convierten en uno de los lugares más bonitos de la costa sur. Además la temperatura allí es literalmente perfecta.

Qué podemos decir de las innumerables playas vírgenes que rodean la isla de Fuerteventura. Son de una belleza indescriptible, en ningún lugar de Europa podemos encontrar nada parecido. Enormes, kilométricas y con un color y unas aguas que nos recuerdan al paraíso.

La Cala Tamariuia, en el Port de la Selva, Girona, tiene un encanto propio. Se sitúa dentro de un pequeña y estrecha bahía, rodeada como no, de un paraje natural. Sus aguas tienen una temperatura perfecta en verano y son también perfectas para el buceo.

En La costa de la Luz, Huelva, se sitúa La Cala del Caño de la Culata, una playa única que forma una piscina de agua natural para los menos nadadores. Sus arenas son blancas y esta rodeada de bellos pinares mediterráneos.

Inicio